¿ Bulgaria en invierno?

Enero 2017

¿ Bulgaria en invierno?

Esa fue la pregunta que nos  hicimos nada más plantear la idea de irnos en navidades a visitar Bulgaria. Pero, habíamos oído muy buenas recomendaciones de este país y para fechas como las de navidades, era la opción más asequible en cuanto al precio. ¡Así que nos lanzamos a la aventura!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El problema fue cuando empecé a indagar sobre las opciones de comer sin gluten que podíamos encontrar en Bulgaria. Miré blogs, listas, páginas de Facebook… y no encontré nada. Os podéis imaginar, entré en pánico mucho antes de empezar el viaje. Mi mayor miedo era por supuesto, el tema del idioma que como nos pasó en Budapest el comunicarnos en inglés iba a ser muy difícil. Además hay que tener en cuenta que el alfabeto que utilizan es el cirílico, por lo que tampoco podreis entender nada de lo que está escrito.

Sin gluten:

Si esperais encontrar en este país el típico signo de la espiga tachada al que estamos acostumbrados en la puerta de los restaurantes, estáis muy equivocado. Aquí el concepto de “sin gluten” y ” celiaquía” es prácticamente inexistente. En muchos lugares donde los camareros hablaban inglés (encontrarlos es difícil)  pese a explicarles el concepto, no acababan de entenderlo ya que aquí no es muy conocido aún. Muchos tenían algún concepeto general como no ofrecer nada empanado, pero se notaba que la seguridad no era total.

  • Tarjeta para restaurantes: Para poder comunicarnos con seguridad en los restaurantes a los que fuimos, nos descargamos e imprimimos la tarjeta del Blog Celiactravel   pero la verdad es que no nos sirvió de mucho y al ver que en el primer restaurante en la que lo enseñamos sólo lió más a la camarera, lo dejamos de lado. Pero siempre está mejor llevarlo.
  • Tripadvisor: Buscamos los restaurantes que tenían opción de gluten free. Estos eran grandes cadenas o restaurantes caros (en las próximas entradas conoceréis el concepto de “caro”) de la Capital pero que luego resultaron no serlos %100.
  • Tiendas: No es fácil encontrar productos sin gluten en las tiendas y menos aún pan sin gluten. En ciertos grandes supermercados tenían galletas “Gullón” pero apenas encontramos. Otro de los problemas fue que todo el etiquetado de los productos ( normal… no podíamos esperar otra cosa) estaba en Bulgaro, Ruso.. por lo que no podíamos atrevernos a comer nada.

Viaje:

  • Tren Pamplona- Barcelona: Viajamos desde Barcelona así que cogimos un tren Pamplona – Barcelona. Decidimos viajar un día antes para poder tener un buen horario de avión y poder ver Barcelona en Navidad (aquí os contamos nuestra experiencia). Compramos el billete de tren anticipado, por lo que pagamos 20€ por trayecto (¿ sabías que puedes tomar un desayuno sin gluten en Renfe?).
  • Vuelo Barcelona – Sofía: Planteamos todas las opciones de vuelo y finalmente decidimos viajar con Ryanair. Wizzair tambien viaja a Sofía, pero la verdad es que pese a tener precios más bajos, las condiciones son mucho peores. Cuidado con la maleta que Wizzair os deja llevar en cabina, ya que es incluso más pequeña que la de Ryanair, por lo que tendreís que facturar y al final os saldra más caro. Aparte, nos quedamos sorprendidos con los nuevos aviones de  Ryanair! Ahora son mucho más grandes y espaciosos. Pagamos por el vuelo 80€ ida y vuelta.

El tiempo:

¡ Viajais a un pais del este en invierno, no os esperéis un tiempo fantástico! La verdad es que dentro de lo que cabe tuvimos mucha suerte con el tiempo. Pasamos mucho frio en según que ciudades (Sofia y Pleven) pero también nos salieron días muy soleados y agradables para descubrir la ciudad. Menos en el Monasterio de Rila ( donde nos congelamos) la nieve era casi inexistente. Pero, creo que se trata de temporadas y suerte. El día 5, calló una de las mayores nevadas de Bulgaría y  el tiempo cambio drásticamente. Por lo que sí nos hubiera tocado ese temporal desde el primer día de nuestro viaje, no hubiéramos podido disfrutarlo.

Alquiler de coche:

¡ NI LO DUDEIS! Nosotros comenzamos nuestro viaje sin querer alquilar un coche, y con intenciónes de movernos siempre en transporte público. Pero, tras la largísima travesía en bus para llegar al Monasterio de Rila, vimos que era imposible. Las ciudades están muy mal comunicadas, no hay apenas líneas, y lo mejor de todo, las personas que te atienden en las estaciones de autobús no suelen entender inglés… por lo que no vas a conseguir mucha información. Por otro lado, con el frio que hace, quedarte tirado en una ciudad fantasma ( nos pasó en Rila) no entra en las posibilidades de este tipo de viajes.

Alquilamos un coche en la empresa Toprentacar a través del hotel en el que estábamos. Nos gestionaron todos los trámites y teníamos la opción de ir a por el coche al aeropuerto o que nos lo trajeran. Al tratarse de 1 de enero, tuvimos que ir a por él. Por otros precios que vimos en otras compañías, .a nosotros nos salió muy bien. Pagamos 20 euros al día con seguro a todo riesgo incluido (nunca se sabe…) por un Renault Clio muy moderno.

coche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s