Plovdiv

Enero 2017

La segunda parada de nuestra ruta fue en Plovdiv, una pequeña ciudad situada a 144Km de Sofía. Tras más de 2 horas de viaje, ya que nuestros viajes siempre  se hacían mucho más largos por las malas carreteras por las que teníamos que circular, llegamos a nuestro destino. Es una ciudad de unos 340.000 habitantes y la segunda más poblada de Bulgaria. Tras haber pasado tres días en Sofía sin apenas oportunidad a ver grandes monumentos o lugares de interés, Plovdiv nos encantó.

Es una pequeña ciudad con mucha vida y encanto. Además, toda su historia y las ruinas que allá encontraréis os sorprenderán muchísimo. Calles estrechas adoquinadas, ruinas arqueológicas, el teatro, el estadio… una ciudad que sorprende en cada esquina. Un lugar que no podéis dejar de visitar, ya que en 2019 será la capital de la  cultura Europea entre otras cosas por ser  una de las ciudades más antiguas del mundo. ¿Queréis saber más? Entrar a su página web.

Comer aquí no nos resultó nada difícil ya que la ciudad estaba llena de bares y restaurantes.

Happy bar &  Grill  13 Patriarh Evtimii

Está el mismo centro de Plovdiv  y es imposible no verlo ya que su gran local adornado con luces de neón no pasa desapercibido. Este gran restaurante forma parte de una gran cadena que podréis encontrar en diferentes lugares de Bulgaria. Durante nuestro viaje, vimos varios locales en el centro de Sofía y en las afueras. A diferencia de muchos otros lugares, tienen unas indicaciones de alérgenos (que sólo están escritos en búlgaro) que con la ayuda de las camareras podréis descifrar. Tienen comida de todo tipo, pero sobretodo carne a la brasa y sushi. Están siempre llenos y la verdad es que la calidad precio estaba bastante bien.

dsc_0238

Algo que ya no nos gustó nada, o más bien que a mi me chocó bastante y pensé que estaba fuera de lugar, fue la provocativa decoración. Las paredes del restaurante estaban llenas de imágenes de chicas con poca ropa y en situaciones muy insinuantes (podríamos decir eróticas). Si a eso le añadimos que las camareras eran todas chicas jóvenes con uniformes con minifaldas muy cortas, la imagen sexista que trasmiten  quedaba un tanto remarcada.

Respecto a la comida, aunque no pudimos ver directamente la lista de productos sin gluten, elegimos los que aparentemente no contendrían y luego lo aseguramos con la camarera.

Para compartir pedimos una ensalada que como podéis ver, poco tardamos en empezarla… ¿Tendría algo que ver que era 1 de enero y estábamos muertos de hambre?

Ensalada sencilla de quinoa, muy  apetecible.

dsc_0124

De segundo, pedí cerdo barbacoa con puré de patatas. No sabéis lo mucho que disfruté de este plato tras varios días comiendo pescado y pollo a la plancha.¡ Estaba jugoso, un poco aceitoso y muy rico!

dsc_0127

Como nos parecía que sería suficiente para calmar nuestro hambre voraz, también pedimos sushi el cual habíamos estado viendo anunciar por todas partes y nos moríamos de ganas de probar.

dsc_0125

Por último, y con la intención de conseguir una cena redonda, pedimos postre. Tenían muchísimas opciones riquísimas, pero esta vez no nos atrevimos a pedir helados ya que las camareras nos dijeron muy a la ligera lo que podía y no podía comer, por lo que pedimos el postre de la temporada: Calabaza a la barbacoa con miel y nueces. Bueno, y la verdad es que poco puedo decir de este plato, ya que no me gustó nada. Siempre intento innovar y probar cosas nuevas, pero siempre acabo arrepintiéndome.

dsc_0128

Precio:

  • Cerveza de 1/2 litro ( con gluten) : 2,99BGN
  • Nestea: 2,69BGN
  • Ensalada de quinoa: 6,69BGN
  • Rissoto ( la elección de mi pareja) : 7.29BGN
  • Cerdo con puré de patatas: 9,99BGN
  • Sushi: 6,69BGN
  • Postre de calabaza: 3,69BGN
  • Total: 40,03BGN = 20€ ( recordad, 2 BGN = 1€)

Gusto 26 “Otets Paisiy” Str., Plovdiv, Bulgaria

Elegante restaurante italiano situado en el centro, justo en frente del Happy Bar and Grill. Pensamos en descartar este lugar para ir a cenar ya que tanta elegancia parecía ser sinónimo de precios altos, pero nada más ver los precios de la entrada, vimos que estábamos equivocados.

dsc_0237

Pero lo mejor no fue eso, sino que toda su carta estaba especificada con todos los alérgenos, así que todo lo que tenía a su lado el número 1 estaba prohibido para nosotros. ¡Por fín! Parecía que nunca nos íbamos a encontrar algo así. Con la emoción del momento, empezamos a pedir, y una vez más nos vimos con la mesa llena de platos y sin poder con todo.

Mi elección: Ensalada de lechuga ( haciendo un intento por huir del pepino…) y trucha a la barbacoa.dsc_0230

La de mi pareja, champiñones rellenos de queso gratinado y lasaña de verduras.

Cuando ya no podíamos más tras la comilona, vimos como la familia que estaba a nuestro lado empezó a pedir postres, y como niños, pedimos la misma copa de helado que ellos estaban comiendo. Siempre hay hueco para el postre, ¿no es así?

dsc_0234

Aquí está la copa de helado, que os aseguro estaba marcada como un producto sin gluten, pero viendo que tenía de adorno un barquillo, nos hizo sospechar. Dimos por supuesto que  el helado no contendría, y no dejamos ni un poquito. No llevaría gluten, porque no me encontré mal al día siguiente y el único dolor de estómago que tuve fue a causa del empacho.

Precios:  Una vez más, nos quedamos sin la nota, pero recordamos perfectamente el precio ya que nos sorprendió: 30BGN ( 15€) con una botella de agua y cerveza de 1/2.

El Gusto:

Un pequeño local que estaba más que lleno. Precios locos que rondaban 1,5€ las pizzas y ofrecían patatas asadas. Quisimos probar esta opción, pero tras esperar un rato, nos dijeron que las patatas tardarían unos 40 minutos en estar listas, por lo que decidimos ir a otro lugar. Aún así, os mostramos la imagen del pequeño local, que estaba en la calle principal.

El gusto.JPG

Godzila Restaurant:

Finalmente acabamos comiendo en esta especie de carnicería- restaurante muy curioso. No encontrábamos un lugar tranquilo donde parar ya que todo estaba lleno y vimos la opción de este lugar. En la parte izquierda del local, tenían una barbacoa donde hacían la carne y en la parte derecha una carnicería donde podías comprar la carne cruda. Resultaba ser a su vez un restaurante de comida rápida ya que la carne que pedías en el mostrador junto con las ensaladas podías comértelas en unas mesitas del fondo. Pedimos unas hamburguesas y unos pinchos morunos de cerdo y pollo.

Green CUP shop:

¡La última sorpresa del día! Una eco tienda donde comprar productos sin gluten. Habíamos pasado por varias tiendas ecológicas pero en ninguna habíamos encontrado pan hasta ahora.

DSC_0166.JPG

Este fue el pan que compramos esta vez, pero como os hemos dicho, teníamos muchas opciones.

dsc_0001

Precio: 4 BGN = 2€

Por último, deciros que siempre tendréis la opción de tomar un batido de frutas fresco y natural en casi todas las esquinas. Una opción claramente sin gluten siempre disponible, ya que es algo muy común en la mayoría de establecimientos callejeros. Nosotros elegimos tomar uno hecho con zumo de naranja y aguacate, por un precio aproximado de 1€.

zumo-de-naranja-y-aguacate-plovdiv Apetecible, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s