Ko Chang

Agosto 2017

Por suerte o por desgracia esta isla es aun poco conocida por los europeos, y aun queda muy eclipsada por las principales islas (Ko Tao y Ko Phangan…), por lo que a priori no resulta ni tan masificada ni tan turística como éstas. Como podéis ver en nuestra ruta por Tailandia comenzamos nuestro viaje por las playas del sur, para después terminar en el norte. Pero, para qué engañarnos, nos quedamos con las ganas de más playa así que desde Chiang Rai, comenzamos a trajinar cual podría ser nuestro último destino. Nos planteamos volver a Ko Tao y hacer submarinismo (sí, por diferentes razones nunca llegamos a hacer…) pero después lo descartamos… ¿para qué volver a un lugar conocido, pudiendo explorar una nueva isla, que además esta relativamente cerca de Bangkok?

DSC_0293

Y aquí llegamos… ¿espectacular, verdad? Una de las principales razones por la que nos animamos a viajar a esta isla era la poca información que encontramos de ella y las dificultades aparentes que nos trasmitía la guía Lonely Planet (de la que somos fieles seguidores). Pero, la realidad fue totalmente diferente, dimos con una isla espectacular, llena de negocios internacionales y cientos de resorts de lujo.

Realmente, nos quedamos impresionados de descubrir que éramos de los pocos europeos que ahí estábamos, pero no os imaginéis que éramos pocos visitantes, ya que las familias chinas llenaban la isla.

Exotic bungalow

Una vez más, optamos por la opción de alojamiento más barata que encontramos, y por apenas 250 bths (unos 7€) nos alojamos en el Hotel Exotic Bungalows. La habitación estaba genial, super limpia, moderna, con televisión internacional (teniendo en cuenta que un día no paró de llover, nos vino genial…) y baño privado. Pero, la parte mala fue que la zona (todo Lonely Beach) estaba destartalada por ser fuera de temporada. La recepción/restaurante estaba totalmente en obras y el momento del check in resultó algo confuso, y más aún el no volver a ver al dueño en toda nuestra estancia. No había ni opción de desayuno ni servicios de ningún tipo… eso sí ¡La habitación estaba impoluta!

En esta isla, decidimos hacer un Tour de Snorkeling, que pese al mal tiempo y al mareo que pasé en el barco, ¡fue impresionante!

CAMERA

Como en la mayoría de los Tours, siempre la comida está incluida, por lo que merece la pena comentarles antes de que hagan nada, que no le pongan salsa de soja a vuestra comida, aunque a veces, como en este caso, resulta imposible… Por suerte, nos ofrecieron mucha cantidad y variedad de comida, por lo que aunque sea pude comer arroz blanco y unos pedazos de tortilla francesa. Durante todo el trayecto, estuvieron ofreciéndonos fruta y café y al final hicieron incluso una barbacoa de la cual no pude comer ya que toda la carne estaba impregnada en no se sabe qué. Llegados a este punto, pensaréis… ¿y por qué no preguntasteis qué llevaba? Porque nadie hablaba ingles o castellano  (ni nosotros Thai) en aquel barco, por lo que… ¡a sobrevivir!

BARRIO BONITO:

Llegados a este punto de sorpresas, era imposible que no hubiera un sitio sin gluten en toda la isla. Haberlos los habría, pero no aparecían por ninguna parte, o estarían en esos restaurantes de hoteles de 5* a los que nosotros nunca vamos. Indagando por diferentes blogs en inglés dimos con este restaurante.

DSC_0466

Como podéis observar se trata de un restaurante Mexicano, en la que la mayoría de los ingredientes provienen de la harina de maíz. Antes de sentarnos a la mesa, preguntamos si podrían adaptarnos todo sin gluten, y el dueño, un chico Europeo nos explicó perfectamente en inglés que no habría ningún problema. Así… que….¡a por  ello!

 

En primer lugar elegimos unos doraditos rellenos de frijoles, (200 bth) que venían acompañados de todo tipo de salsas, pero al ser un mexicano, todas eran bastante picantes, por lo que apenas les sacamos partido.

 

Después, un champiqueso (230bth) , que era básicamente un mezcla de queso con champiñones, acompañado de unas tortas de maíz para envolverlas.

El lugar nos encantó y toda la comida estaba perfecta. Aún así, como pequeña queja podemos decir, que las raciones nos parecieron un poco escasas y los precios un poco más altos de lo normal. Pero es lo que tiene salirse de los locales tailandeses típicos; los precios son más altos… Sin embargo tienen sus ventajas, ya que en nuestro caso pudimos comer sin gluten y entendernos con los camareros perfectamente para comer con seguridad. Si pasáis por Ko Chang es un lugar muy recomendable!!!!! Seguro y agradable!!!!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s