Consejos Sin Gluten para viajar por Tailandia

 

¿Podré comer sin gluten en los puestos callejeros en Tailandia?

Resultado de imagen de persona con interrogante

La pregunta más grande y eterna que nos hicimos en todos los nuevos sitios ( y áreas) a las que llegamos durante todo nuestro viaje por Tailandia. Realmente, es una pregunta difícil de responder y es la que más quebraderos de cabeza nos ha traido.

Cuando viajas siendo celiaco, tienes que tener claro siempre un par de puntos:

  • No puedes improvisar el lugar donde vas a comer, y si lo haces, corres el peligro de acabar recorriendo media ciudad y finalmente, comer una ensalada.
  • Es necesario investigar y crear una lista de los lugares aptos (¡nosotros os la damos, fácil fácil!) en los que podrás comer sin ningún tipo de problema. Puedes visitar Blogs, Tripadvisor (no siempre es fiable), foros… pero, la noche anterior haz un mapa de opciones.

Peeero……. Puede ocurrir y ocurrirá que en algunos lugares no haya restaurantes aptos o que por el contrario, querráis comer algo rápido y optéis por comer en los puestecitos de la calle. Si es así, prestar atención:

Aunque no es la opción que tomaremos todos los días, la fruta fresca nos sacará de más de un apuro. Tenéis puesto de fruta en casi todas las esquinas, y la podéis encontrar pelada o sin pelar. En muchos sitios recomiendan nunca comerla pelada por el riesgo de intoxicación que puede haber. Esto queda en manos de cada uno y de la salubridad que veáis en cada puesto. Nosotros siempre la comimos pelada y no tuvimos ningún problema, ¡pero no seremos nosotros los que os demos consejos que conlleven algún riego. Si compráis la fruta sin pelar, optar por llevar siempre encima un cuchillo, y problema solucionado!

 

Otra de las opciones más seguras es sin lugar a dudas,  el bowl de arroz blanco hervido. Lo encontraréis en todos los puestos callejeros, ya que es la guarnición imprescindible de todos sus platos y siempre sabremos que es segura, ya que la hacen en arroceras. Si vemos que sólo están usando aceite podemos pedirles que le añadan un huevo frito encima.

arroz-blanco-hervido.jpg

Sabemos que no es la opción más deseada, pero como celiacos, tenemos que tener en mente que no será siempre posible comer seguro y que lo principal es alimentarse, por lo que puede ser una buena opción.

Ahora que ya hemos comentado las opciones sin gluten por naturaleza (no las subestiméis, os sacarán de más de un apuro), comenzamos con lo que de verdad importa, la comida elaborada:

El primer punto imprescindible que debéis saber es que NO PODÉIS COMER SALSA DE SOJA. Lleva gluten (harina de trigo para espesar) y se convertirá en vuestra enemiga número uno, ya que la utilizan en todas (absolutamente todas) sus recetas. Para hacernos  a una idea, es para ellos lo que da sabor, algo así como el aceite para nosotros, por lo que hasta cosas impensables, llevarán salsa de soja. Existe salsa de soja sin gluten, pero es mucho más cara que las normales y difíciles de encontrar, por lo que no soñéis con que en algún lugar cocinen con ella. El único consejo que os podemos dar es que la llevéis encima y que propongáis al cocinero que cocine con la vuestra sin gluten.  Esta es la única marca que encontraréis de salsas básicas sin gluten: Megachef.

Como podéis ver, esta empresa nos ofrece las tres salsas básicas y prohibidas de la cocina Tailandesa: Salsa de soja, salsa de ostras y salsa de pescado. Éstas también son el sustitutivo de la sal normal, por lo que las encontraremos en todos los platos. ¿Difícil huir de ellas, verdad? ¿Cómo lo hacíamos?

  1. Inspeccionar la zona: No todos los puestos callejeros están limpios ni nos dan buena espina, por lo que siempre elegid lugares en los que la cocina esté a la vista (para poder gritar a tiempo ¡¡¡¡nooooo eso nooooooo!!!!!!) y aseguraros que todo ha quedado claro) y lugares concurridos, para no acabar con una intoxicación alimentaria.
  2. Hablar con el/la cocinero/a: Menudo punto más gracioso, “hablar”, mejor dicho, haceros señas con el cocinero. Hablar en inglés en la mayoría de los casos será muy difícil, pero siempre que podáis, optar por un puesto con alguien que entienda algo de ingles. Llegados a este punto, todo vale. Es importante dejarles claro que no podéis tomar ninguna de las salsas arriba indicadas y que es muy importante para vosotros. Probablemente el o la cocinera entre en crisis por podirle tantos obstáculos a su cocina, pero seguro que lo hará.
  3. Enseñadle vuestra carta sin gluten en Tailandés: Seguro que habéis visto muchas cartas para viajar sin gluten por las redes sociales… pues bien, olvidadlas. Estas son cartas larguísimas con miles de indicaciones que confundirán y empeorarán toda comunicación con la persona que cocina. La enfermedad celiaca no ha llegado aún a Tailandia, por lo que les estarás hablando de algo que ni por asomo entienden. Tenemos que ser claros y concisos, dándoles sólo la información necesaria. Por ello, en el móvil llevábamos una nota del traductor de google que decía:  (1)”No puedo comer salsa de soja, salsa de pescado ni salsa de ostras, cocina sólo con aceite por favor”. (2) Limpia todo antes de preparar mi comida o me pondré enferma.

     

  4. Elegid bien lo que pedís: No juguéis con fuego, y pedir siempre cosas que no estén hechas con miles de salsas. No hagáis combinaciones de comidas sospechosas y pedir cosas que se hagan al momento como…. arroz con verduras arroz, con pollo (cuidado que no esté rebozado)…. sentido común por favor.
  5. Estar presentes mientras cocina: Aunque os digan que han entendido todo, no os confiéis y presenciar todo el proceso de elaboración. Estar frente a el o ella mientras cocina y así os aseguraréis que todo está limpio y que no hecha ninguna salsa a vuestra comida.
  6. Disfrutad: Pues sí, el punto más importante es disfrutar de la comida y olvidaros de que quizás pueda llevar gluten. Habéis presenciado todo el proceso de elaboración y ha entendido todas vuestras intolerancias. No hay nada que temer.

Antes os comentábamos que tenéis que aprender a elegir bien los productos que coméis ya que quizás sois vosotr@s los que pedís algo que no podéis comer. Aquí os ofrecemos un directorio fácil:

TALLARINES DE ARROZ:

Siempre son aptos, pero sólo los más finos. Leímos en algún blog que los tallarines de arroz un poco más gruesos podían contener gluten, por lo que os recomendamos que sólo pidáis estos:

Resultado de imagen de tallarines de arroz

 

No hace falta deciros, que los tallarines utilizados normalmente en el Pad Thai son los amarillentos, hechos de harina de trigo, por lo que también estan prohibidos.

CARNE RECUBIERTA EN SALSAS:

La carne a la brasa aparentemente sana y limpia aquí resulta ser todo lo contrario. Todas esas brochetas de carne que veréis en los puestos de la calle están siempre untadas en salsas misteriosas, que nunca llegamos a descubrir que eran y que por supuesto, nunca comimos. No corráis riesgos, la salsa de soja puede estar presente.

CARNE A LA BRASA

POLLO FRITO:

Ni os planteéis que el aceite en el que han hecho el pollo frito pueda estar limpio de gluten. Utilizan mil harinas (y no siempre de arroz) para rebozar, por lo que siempre estará sucio. Aunque le halláis explicado que no podéis comer nada con harina de trigo, la persona que cocina no entenderá que también es importante cambiar el aceite de las frituras, por lo que cuando pidáis arroz con pollo aseguraos de que el pollo no está frito (fijaros que lo tiene crudo y que lo echa directamente al wok al hacer el arroz). Pese a todo, la mejor opción son los puestos de arroz con pollo cocido. Veréis el pollo entero colgando y como parten el pollo. Este plato es muy típico y barato, y lo encontraréis en casi todos lados.

 

Junto al plato de pollo cocido, siempre os ofrecerán un caldo, que es obviamente el creado al cocer el mismo pollo.

SOPAS:

Tened cuidado, no sabemos que hay en ellas. Una de las mejores opciones es no probarlas si no estamos al 100% seguros de que no les han echado nada. Como veréis en los supermercados, las pastillas de caldo Knorr o culquier marca están a la orden del día (y llevan gluten) y pueden haber sido añadidas a cualquier sopa…. así que en vuestra mano queda el probarlas.

thai soup

 

CURSO DE COCINA:

Uno de nuestro mejores aliados para poder comer sin gluten y saber qué es lo estamos comiendo, es aprender a cocinar comida Thai. Puede resultar un plan divertido y muy interesante. Os recomiendo esta opción ya que yo la disfruté mucho y me sirvió para comprender como funciona la gastronomía Tailandesa. Aprendí a cocinar nuevos platos y descubrí nuevos ingredientes. Tras este curso de cocina, fue capaz de identificar muchos más platos “gluten free”.

Resultado de imagen de baan thai cookery school

En mi caso, decidií hacerlo en la ciudad por excelencía de los cursos de cocina: Chiang Mai. Allá a donde vayáis veréis escuelas de cocina, por lo que será fácil encontrar una. Esta vez, elegí la conocida “Baan Thai cookery school” que está situada en el centro de la ciudad. Visité varias y está fue la que mejor impresión me dio. Los grupos eran reducidos y los profesores conocían perfectamente la enfermedad celiaca, así que ni lo dudé.

Para comenzar, nos vinieron a recoger al hotel  e hicimos una visita al mercado en el que descubrí muchas especias que jamás había visto y cientos de olores y sabores desconocidos. ¡Después, nos pusimos manos a la obra en su local de la ciudad!

Previamente tuvimos que elegir los platos que queríamos cocinar (os pongo aquí el enlace de las opciones) en total 5 incluyendo un postre. Ellos me indicaron los platos que podía realizar y en todo momento me guiaron para poder hacer mis platos aptos. Todos los pude comer sin problema menos los rollitos de primavera, que pese a saber que no podría probarlos, tenía curiosidad por aprender. Después, Iñigo se acercó gustosamente a comerlos. =).

cookery school

EL curso fue súper completo y el ambiente era muy acogedor. Cada persona tenía su propio Wok y todo era limpiado y recogido tras cada plato, por lo que cocinar era muy fácil. El único problema con el que os podéis encontrar es que todo es en inglés, por lo que si no entendéis puede ser un tanto complicado. En mi caso, me tocó hacer de traductora a una pareja de Españoles.

Precio: 25€ por toda la mañana + regalo de un libro de cocina Thai.

SUPERMERCADOS:

Para cuando nada de esto sea posible, siempre nos quedarán los supermercados….en muchos casos es casi imposible el encontrar productos con el etiquetado en inglés, por lo que os veréis vetados a comprar casi más de media tienda. Un ejemplo de ello son las Lays, que aunque en España son aptas, en Tailandia nos indican que pueden contener gluten. Lo mismo ocurre con el chocolate Nestle, ¡así que cuidado con el etiquetado!

 

Pero no decaigáis, encontramos los supermercados Villa, en los que tenían muchos productos Americanos y Europeos importados en los que aparecían el sello sin gluten. Estos supermercados no están en todas partes y son difíciles de encontrar, pero son el paraíso. Eso sí, os sorprenderéis de ver, que muchos productos son más caros incluso que aquí (precios prohibitivos para un Thailandes medio). Os ponemos algunos de nuestros descubrimientos:

 

 

 

Ahora que tenéis todos los trucos, ¡sólo os queda disfrutar de vuestro viaje y comer bien!

¡Un saludo Trotamundos!

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s