Top 10+1 de lugares mágicos en Navarra

Navarra – Nafarroa

Hemos viajado mucho durante los últimos años, hemos conocido diferentes países, y diferentes culturas, hemos recorrido ciudades, pueblos, descubierto rutas y rincones con mucho encanto, pero cada vez que volvemos a nuestra tierra, al Reyno de Navarra, seguimos maravillados con todo lo que tenemos. Es una tierra que sorprende, con una  diversidad envidiable para su escaso territorio, y digna de ser visitada.

En esta entrada, os mostramos nuestros lugares favoritos de Navarra. Lugares que consideramos imprescindibles y que deben ser visitados, y que por una u otra razón, nos tienen enamorados. Además os detallamos, un lugar en el comer sin gluten, y un lugar en el que alojaros, con el fin de hacer más fácil vuestra visita. Así pues, sólo queda animarse y disfrutar de estos maravillosos enclaves.

¿Te animas a conocer nuestros lugares imprescindibles de Navarra?

1. Nacedero de Urederra

Urederra en euskera significa “agua hermosa”, y cuánta razón tiene este topónimo.  El río Urederra surge del interior de un circo kárstico en la sierra de Urbasa, y el enclave es una sucesión de pozas y pequeñas cascadas de agua azul turquesa. Declarado Reserva Natural, su entorno, color del agua, y recorrido por el bosque, hacen de Urederra, un paraje acogedor y con mucho encanto. El camino comienza en Bakedano, y se puede completar por todas las personas con un poco de esfuerzo. Debido a la alta afluencia de visitantes que recibe, hay que reservar  la  entrada por internet.

Una inmejorable opción para completar la visita, es subir hasta el increíbles Balcón de Pilatos, y observar el vuelo de los buitres en la parte alta del circo de Urederra. Además podéis pasear por los Rasos de Urbasa. Para llegar hasta esta zona basta con continuar puerto arriba dirección Olazagatía/Olazti.

2. Valle de Baztan

Situado en el norte de la Comunidad y haciendo muga con Francia, muchos la conocen como la “Suiza Navarra”. El valle está formado por 15 preciosas localidades, lo que unido a sus verdes pastos, historia, bosques, mitología y gastronomía, hacen del Valle, sin duda, una visita obligada si se está en Navarra. Baztan tiene muchos atractivos, por lo que a continuación os detallamos nuestros favoritos.

  1. Elizondo: Capital del Valle, esconde lugares que son una verdadera delicia. Además, en sus calles y rincones, uno puede recrear las sensaciones que narra Dolores Redondo en su famosa trilogía de Baztan, en las visitas guiadas que se organizan.
  2. Cascada de Xorroxin: Situado en el pueblo de Erratzu, es un enclave mágico. Es una cascada pequeña, pero su encanto reside en el entorno que la rodea. Se accede a la cascada por un sendero de algo más de 7 km, que transcurre por un bosque lleno de leyendas, y seres mitológicos como las Lamias.
  3. Señorío de Bertiz: Se trata de un Parque Natural situado en Oieregi de gran riqueza tanto de fauna y flora, como paisajística e histórica. Además tiene un jardín botánico muy bonito e interesante.
  4. Amaiur: Es una localidad históricamente muy importante, ya que fue el último punto de resistencia Navarra a la conquista de Castilla en el año 1522. A día de hoy se pueden ver las ruinas del Castillo de Maya, y un monolito muy emotivo que levantaron los vecinos en honor a las personas que lucharon defendiendo al Reyno de Navarra. Además es uno de esos lugares en los que “hombre” y naturaleza se funden en uno, y parece convivir todo en perfecta armonía.

3. Bardenas Reales de Navarra

Parque Natural situado en el sur de Navarra, y que fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2000. Se trata de un paisaje semi-desértico con suelos de arcillas, areniscas y yesos, que debido a la erosión que ha sufrido a lo largo de los años, muestra unas formaciones impresionantes. Muchas veces da la sensación de encontrarse uno en la Luna en vez de en La Tierra. Se puede entrar desde Arguedas, donde se encuentra el centro de interpretación y el famoso enclave de Castildetierra, o desde Carcastillo, lugar donde se levanta el Monumento al Pastor, figura esencial en las transhumancias.

Las Bardenas disponen de un gran número de senderos para disfrutar del parque, que pueden ser recorridos a pie o en bici. Nuestra recomendación es que lo hagáis en bicicleta, ya que se trata de una gran extensión, y desde esta manera podréis conocerlas más en profundidad. De todos modos, la parte principal también puede ser recorrida en coche.

4. Palacio Real de Olite

Fue la obra cumbre del reinado de Carlos III “El Noble” (1387-1425), y constituye a día de hoy uno de los emblemas más representativos del Reyno de Navarra. El Palacio Real se conserva estupendamente, y junto con las calles del pueblo, os harán sentir en plena época medieval. Se ofrecen visitas guidas al precio de 3,5€, muy recomendables para conocer toda la historia e importancia que tuvieron, tanto Olite como su Palacio, en el pasado. Además para los más pequeños existen también visitas teatralizadas.

5. Pamplona

Capital de Navarra, fue fundada en el año 75 A.C por el general romano Pompeyo (bautiza a la ciudad como Pompaelo), sobre un poblado de Vascones situado donde se encuentra la catedral a día de hoy. Cayó en manos de visigodos, musulmanes, y fue capital del Reyno de Pamplona, y del de Navarra posteriormente. Estuvo dividida durante años en tres burgos, hasta que en el año 1423 el Rey Carlos III “El Noble” los unificó, creando de nuevo una única ciudad. Con la caída del Reyno en manos de Castilla, Pamplona se convierte en un puesto importante ante Francia, lo que hace que se construya La Ciudadela, y se mejore y aumente el recinto amurallado, parte del cual sigue todavía en pie.

Acualmente, Pamplona es una ciudad con mucho encanto que recibe muchos turistas. Es la primera de las grandes ciudades del “Camino de Santiago“, lo que unido a las famosas fiestas de San Fermín, nos hacer ser una ciudad muy conocida a nivel internacional. Sin embargo, Pamplona es mucho más que eso. Tiene mucha historia, un casco antiguo muy agradable en el que disfrutar paseando, muchas zonas verdes, una zona amurallada preciosa, monumentos, una gastronomía de primera y un ambiente especial. “San Fermín te atrapa, Pamplona te marca”.

6. Roncesvalles / Orreaga

Roncesvalles constituye en paso natural del pirineo entre Francia y la península, lo que ha marcado el devenir y la importancia de este lugar. En el año 778 en la batalla de Roncesvalles, los Vascones derrotaron al ejército de Carlomagno en la que murió Roldán, gran caballero francés. Por otra parte, es el punto de entrada del “Camino de Santiago” al atravesar los Pirineos, con lo que desde el siglo X, con el auge de la peregrinación, Orreaga adquiere una gran importancia, que se mantiene hasta la actualidad. Además de todo esto, se puede encontrar la Real Colegiata de Santa María de Roncesvalles,  gran ejemplo del gótico francés, que fue construida por Sancho VII “El Fuerte”, y donde posteriormente fue enterrado.

El enclave en el que está situado es de gran belleza, y desde el Alto de Ibañeta, las vistas son sensacionales. En este punto, hay una ermita, y un monolito que recuerda la Batalla de Roncesvalles. Desde ahí se puede ver como los peregrinos descienden de las montañas y se acercan al albergue situado ladera abajo. Si os animáis podéis recorrer parte del “Camino”.

7. Selva de Irati

Segundo hayedo-abetal más grande de Europa y uno de los pulmones de Navarra, la Selva de Irati, es uno de esos lugares que te llena de vitalidad y te hace distraerte de tus rutinas y quehaceres. Consta de un montón de itinerarios balizados que pueden ser recorridos tanto a pie como en bicicleta. Se puede entrar desde Orbaizeta y desde Ochagavía, dos pueblos de montaña preciosos y con mucho encanto.

  1. Orbaizeta: Si se entra desde este punto se podrá disfrutar del embalse de Irabia, y resulta imprescindible una visita a la Fábrica de Armas, llena encanto y misterio.
  2. Ochagavía: Desde este acceso, se puede visitar la Ermita de las Nieves, y subir hasta la antigua aduana, lugar de inicio para la ascensión al Pico Orhy. Además, al lado del pueblo, la ermita de Nuestra Señora de Muskilda resulta también una visita obligada.

8. Santuario de San Miguel de Aralar

Situado entre las cumbres de la Sierra de Aralar, y construido en el siglo XII, constituye un bello ejemplo de la arquitectura románica. La localización es preciosa, y goza de unas vistas impresionantes de la Barranca y del Monte Beriain, así como de las vecinas sierras de Urbasa y Andía. Se puede acceder hasta el Santuario por carretera tanto desde Uharte Arakil como desde Lekunberri. Nosotros os recomendamos entrar al interior, y descubir la leyenda de Teodosio de Goñi, además de disfrutar de la enorme belleza del templo. Según esta leyenda, Teodosio, fue atacado por un dragón en las inmediaciones de Aralar, pero San Miguel bajó del cielo para salvarle matando al dragón. En agradecimiento a este gesto, Teodosio levantó el templo en honor al Santo.

Una buena idea para completar el día, es visitar el nacedero de Iribas, las cuevas de Mendukilo, o el Tren del Plazaola en Lekunberri.

9. Foz de Lumbier

Cañón formado por el río Irati con paredes verticales de más de 400 metros, en el que gran multitud de buitres leonados y alimoches sobrevuelan buscando cobijo y alimento. Se puede caminar por su interior gracias al camino creado para el ferrocarril que unía Pamplona con Sanguesa a comienzos del siglo XX. Recorrer esta estrecha garganta, de una longitud de casi 1300 metros, resulta impresionante. Al final del recorrido, tras atravesar el segundo túnel, se encuentra un pequeño desvío al Puente del Diablo (leer leyenda), con unas vistas increíbles para los no que no tengan vértigo, eso sí. No dejéis de visitarlo, pero ir con cuidado pues algún tramo puede resultar peligroso.

En el pueblo se encuentra el centro de interpretación de las foces, que os ayudará a entender cómo se crean estas formaciones geológicas tan asombrosas. Además, si os sobra tiempo, os recomendamos ir hasta la vecina Foz de Arbayún, que aunque no se pueda recorrer por su interior, las vistas desde el mirador resultan espectaculares.

10. Valle Roncal – Valle de Belagoa

Belagoa, es un valle glaciar de gran belleza que se sitúa en la cabecera del Valle de Roncal. En su parte baja se puede encontrar verdes prados con bonitos enclaves como los de Arrako y Mata de Haya. Mientras que en la parte alta del valle, uno se acerca a las altas cumbres a través de bellos bosques, y al imponente karst de Larra. El Valle de Roncal, por su parte, está compuesto por 7 pueblos a cada cual más bonito. Encontramos Burgi, pueblo de los oficios y famoso por sus almadías, Roncal, cuna del gran tenor Julián Gayarre, e Isaba, lugar más próximo a Belagoa, y con un encanto exquisito. Además de todo esto, son valles que ofrecen al visitante museos, historia, actividades y deporte al aire libre, increíble gastronomía, y lo mejor de todo es que las 4 estaciones del año son buenas para visitarlo.

No podéis dejar de contemplar las vistas de Belagoa desde la Venta de Juan Pito, ni el probar uno de los famosos quesos del Roncal.

Si después de estos 10 magníficos lugares, aún tenéis dudas sobre si visitar Navarra o no, os presentamos una última opción que seguro que terminará de convenceros, y ya sí o sí querréis visitar nuestra tierra.

10+1. Cueva de los Cristinos

Se trata de una cueva de entrada libre situada en plena Sierra de Urbasa, y toma este nombre ya que durante las Guerras Carlistas, sirvió de guarida para los partidarios de la Regente María Cristina. Tiene las típicas formaciones de estalagtitas, estalagmitas y columnas, pero lo que más impresiona es la sala del lago. Acercarse hasta la cueva, dar con la entrada y explorarla resulta toda una aventura. La ruta comienza desde el pueblo de Larraona, en las Amescoas, y toda la salida os puede llevar medio día. Si os gusta la aventura, esta es sin duda una inmejorable opción. Calzaros unas buenas botas, coged una buena linterna, leed este post para llegar bien a la entrada, y listo. La diversión y el disfrute están garantizados.

Además, de camino a la cueva, justo al lado de la ermita está otro de los puntos de interés de esta salida, el Bosque encantado de Arpea. La última opción que os damos, y esta sí que es para los más intrépidos de todos, es la vía ferrata de Larraona, que se encuentra también al lado del camino. Es fácil y corta, pero muy entretenida y agradecida, por lo que resulta perfecta para iniciaros en el mundo de las ferratas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s